Un grito desesperado, un aullido, un suicidio tanto emocional como musical, rimas y ruinas. Accidentes de tráfico.

El otro día conversaba con un amigo, dijimos (de los humanos) “somos traumas con patas”, sonó drástico pero aún más cierto. Demasiados años trabajando con ordenadores supongo, aunque lo de la asocialidad y la falta de tacto creo que me es innato, el problema de analizarlo todo es que no tiene un botón de encender y apagar a voluntad.

Claro que la gente cambia, pero eso deja marca, como una abolladura en la chapa de un coche, como me dijeron una vez en Ronda: lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma. Es muy fácil tener cosas que contar cuando estás llenx de dxlxr y es el dxlxr el que habla. Pero uno elige cómo contarlas, guardártelo para ti es cocinar odio, luego caduca y se queda el rencor, y luego una mancha fea como de aceite en el sofá, indistinguible. Es por eso por lo que yo prefiero rimarlo cuanto antes, sublimar como decía Freud.

ABNEGACIÓN: Acto I – A New Beginning. Ya disponible en Spotify, HHGroups y el SoundCloud de City Cobras.

Tiempo de lectura: 1 min

-¿Cómo escenificar la muerte del egotrip?
-Con sangre.

Te lo juro, me besó en la boca y me dijo: «Seré quien apagará las luces cuando el mundo se acabe». Me quedé temblando el resto de la noche. Cada vez que cerraba los ojos e intentaba dormir volvía a mí ese recuerdo junto con cierto tufo que me recordaba las viejas tardes de verano, cuando el barrio estaba entero cubierto de polvo por las obras de la autovía y te acostumbrabas al ruido y a que se fuera la luz dos o tres veces a la semana. A veces volvías a casa y no te dabas cuenta de que no había corriente hasta que no abrías el frigo. A ese tufo me refería, y es extraño porque cuando la tuve delante olía como a frutas y a deseo.

Así que no sé si es que mi subconsciente quiere advertirme de algo que mis ojos no pudieron ver o por el contrario que lo que estoy leyendo es mi miedo, mi mente de nuevo, poniéndose celosa porque dejo de fijarme en ella, pidiéndome que me aísle y que nos quedemos solos ella y yo para que pueda escucharla mejor.

Por suerte he aprendido a escribir, he aprendido a escribir y a desobedecer.

ABNEGACIÓN: Acto I – A New Beginning. Ya disponible en Spotify, HHGroups y el SoundCloud de City Cobras.

Tiempo de lectura: 1 min

La primera vez que te probé,
la primera droga a la que me enganché,
hueles tan bien,
sabes tan bien,
café, café, café,
café, café café.

Cartas de amor,
números trece,
miradas que se cruzan,
deseos que no envejecen,
café, café, café,
café, café.

Me calientas en invierno,
me refrescas en verano,
mi amigo y mi hermano,
iría contigo hasta el infierno.

Sin ti no sé con quién soy,
me enfado si no tengo,
café, café, café,
café.

ABNEGACIÓN: Acto I – A New Beginning. Ya disponible en Spotify, HHGroups y el SoundCloud de City Cobras.

Tiempo de lectura: 1 min

Dolor de cabeza.

Dos y dos son cuatro, pero, un sentimiento yuxtapuesto a otro puede dar y dará un número infinito de resultados. Entonces, ¿cómo lo cuantifico, clasifico y dispongo? Ansiedad. ¿Escribir sin alma es o no es escribir? ¿O solo estoy concatenando palabras? Llamo a dios y no contesta; la vida es, obviamente, una pregunta sin respuesta.

Bien podría escribir esto en trance, durante uno de esos momentos de claridad divina e inspiración de los que se dan dos o tres en la vida, o bien podría hacerlo como lo estoy haciendo, demasiado temprano y a trompicones, como tropezando en una palabra y apoyándome en la siguiente, solo por no caerme, si ni siquiera he tomado café aún… No importa, el resultado sería el mismo, no importa. Muerte. ¿Cómo hablar de algo inaceptable? ¡Pobre ser dominado por su ap-ego! La vida no es pensar, es fluir y flotar. En serio, no te preocupes, estoy bien. En serio, si no, no escribiría.

Estoy creando algo, aunque no sé el qué. ¿Acaso la madre sabe de división celular o de cadenas de aminoácidos? La madre ama, y desea, sufre y siente miedo, y ocurre el milagro.

Crucemos los dedos.

ABNEGACIÓN: Acto I – A New Beginning. Ya disponible en Spotify, HHGroups y el SoundCloud de City Cobras.

Tiempo de lectura: 1 min

Hoy (21 de julio de 2018) hace justo un año que me fui de mi ciudad natal en busca de nuevos horizontes. Recuerdo perfectamente aquel viernes, lo duro que se me hizo despedirme de todos mis compañeros de trabajo, el nudo en el estómago, la sensación de irrealidad, montarme en el coche cargado hasta la bola y partir.

Recuerdo el trayecto, cada detalle: lo que comí, la gasolinera en la que paré, los sentimientos a flor de piel, una conversación telefónica con la que entonces era mi pareja, y empezar a llorar.

Llorar, llorar, llorar, sin furia, un llorar suave, como la lluvia primaveral que refresca los campos. Lloraba porque no podía más, por la última semana de tensión, de cansancio, de no dormir, de preparativos y de viajes a Ronda ida y vuelta en el mismo día en busca de piso, por los últimos meses de incertidumbre, de tomar decisiones difíciles, de estrés, por los últimos dos años, que habían sido a la vez los mejores y peores de mi vida. Lloraba para purificarme, por todo lo que estaba perdiendo exactamente en ese momento, lloraba porque sentía que para mí nada nunca volvería a ser lo mismo.

Y no me equivocaba.

ABNEGACIÓN: Acto I – A New Beginning. Ya disponible en Spotify, HHGroups y el SoundCloud de City Cobras.

Tiempo de lectura: 1 min
Page 3 of 41234